domingo, noviembre 06, 2005

La inocencia

La inocencia es amar a un hombre como si fuera el único. Negarse con soberbia a penetrar otras bocas. Inocencia para pensar que ése es el único abrazo capaz de contenerte.
¿Qué le espera a una mujer sin inocencia? Pierden credibilidad las excusas. Ya no se pueden romper los platos alegando locura momentánea. Cuando la frontera queda a las espaldas, no se puede volver jamás.
Y aquí el idioma es diferente. Son otros los gestos, el olor. Las palabras se tornan escandalosas y densas. Como la piel del durazno atravesando la garganta, lo áspero es un placer.
Pienso en las mujeres que me antecedieron. Entrañables mujeres amasadoras de pan, olorosas de hierba buena. Desenredan pacientes mis cabellos, estas mujeres antiguas, cuando las busco con los ojos asustados, a la luz de la vela.
Están aquí, en mi saliva, probando las nuevas frutas. Están aquí, en mis sandalias, embarrando mis pies al borde del río. Están aquí, en mis rodillas, cuando otra agua invade mis límites.
Vamos juntas, mis mujeres entrañables y yo, compartiendo noches en blanco y recetas de cocina. Apresurando mis pasos para recibir desnuda la luz del sol.
¿Qué le espera a una mujer sin inocencia? Como la piel del durazno atravesando mi garganta, lo áspero es apenas el preludio de una pulpa jugosa y afilada, dulce y tortuosa. Encantadora.
Sólo espero que mamá no me vea.

2 Comments:

Blogger carlatania said...

Supongo que tener varios amores es como una venganza atávica, sobre la incierta virilidad. ¿será este mi hijo? se pregunta con la incertidumbre de los siglos cada padre, habrá heredado mis rasgos, será igual a mí. Con ese pretexto nos encadenaron, las romanas como propiedad del paterfamilias, las aymaras perteneciendo al ayllu del marido y tejiendo sus mantas, obedeciendo a la suegra.
...será por eso que ahora hay algunas rebeldes, que se atreven a clavar el clavo sobre las heridas que les taladran el cerebro a los machos..."será que encuentra felicidad en alguien que la complace ás que yo"...
Una mujer así, que perdió "la inocencia", es demasiado desafío para unpobre mortal, desecho y solitaria, que después de traicionar tantas veces, se da cuenta de lo que perdió. Cuando cae en cuenta, su hembra, no sólo es loba que amamanta, es una guerrera que asume desafiante su destino. Es una venganza atávica por los millones de mujeres que se quedaban llorando entre las cenizas, ella solamente quiere el fuego.

12:16 p.m.  
Anonymous rosario said...

buscando he llegado, siguiendo un rastro te encontre, tu camino es el de muchas que vamos despertando, al calor de nuestros cuerpos, al amor de los hijos paridos y amados desde las entrañas esas que se inician dando raices desde el útero y el pecho de leches y mieles hasta dejar desarrollar las alas de la libertad y la vida. Me ha encantado conocerte, saber que estas ahi

7:23 a.m.  

Publicar un comentario

<< Home