lunes, marzo 31, 2008

Posibilidad

A veces se preguntaba si lo que entonces tenía le hubiera alcanzado ahora. Casi siempre, la respuesta era no. Pero otras veces, pensaba que tal vez sí. Que no sabía si le hubiera alcanzado. Sucedía cuando alguna vieja amiga de repente le escribía, como volviendo del pasado (aquel pasado), para contarle que estaba cumpliendo su sueño (el de su amiga y el suyo propio, en ese entonces). ¡Ah, las palabras! se recordaba cada cierto tiempo, ella misma, recorriendo el camino tantas veces repetido, esa última vez para despedirse, rogándole a la magia poder volver, prometiéndose volver. Y jamás había vuelto. Pero su amiga sí, una y otra vez. Y cuando sabía que volvía, ella no podía evitar preguntarse, un poco miedosa, si le hubiera alcanzado eso, la repetición y la palabra, la repetición y la palabra, la palabras saliendo de su cuerpo y su cuerpo saliendo de las palabras. ¿Ya hubiera sido feliz? ¿O seguiría como ahora, yendo hacia algún lado, dudando de llegar? Parecía su amiga estar llegando, pero eso le parecía a ella. Qué diría su amiga, metida como estaba en su propio camino. Y cuál era el camino de ella. Qué cosas estaría dejando de ver, por andar metida en aquel sendero limitado y descolorido.
Eso se preguntaba aquellas veces, por un rato. Después decidía no pensar, porque en realidad tenía mucho miedo de encontrar la respuesta.

1 Comments:

Blogger sofianitro said...

A veces quiero devorarme el mundo, a ver si así no quedan cosas pendientes y puedo decir en mi vejez que lo hice todo. !Qué imposible resulta!. En la duda, en el intento, vivimos.

Saludos

9:54 a.m.  

Publicar un comentario

<< Home