martes, marzo 21, 2006

kuschelich

un hombre
de pecho quieto
donde arrebujarse
sea como llegar a casa
y quitarse los zapatos

un hombre
tibio como un piyama
bajo la almohada

un hombre cierto
como una cama
como una sábana (aquella sábana)
blanca
y antigua:

única herencia
de mamá

3 Comments:

Blogger Etrigan said...

hola, pasé a saludar, me gusta tu espacio. un abrazo.

2:03 p.m.  
Anonymous hermany said...

definitivamente cierto, y en mi vaso vivenvial...

11:02 a.m.  
Anonymous vania said...

Todos encontramos nuestro complemento, aunque a veces no acertemos a la primera.

2:10 p.m.  

Publicar un comentario

<< Home