martes, noviembre 14, 2006

Desgarra

Debe haberme olido antes de llegar. En cuanto me ve, viene hacia mí. No entiendo el gesto, y cuando él se lanza, yo corro. Intento huir. Me persigue. Quiere tomarme. Escucho su agitación enchinando mi columna vertebral. Cada vez más cerca, más feroz.

Cuando ya vencida me alcanza, ataca: me tira al piso y agrede sin piedad. Arranca mi ropa, desgarra mi piel. Encaja los dientes. Muerde y tritura.

Después, cuando yo no esté, relamerá mi sangre en su boca. Dirá que no le importa.

Que no me extraña.

2 Comments:

Blogger carlatania said...

Hay amores que duelen más allá de la piel, ay...parece que nos traspasan por dentro y nos cortan la respiración como una obsesión. Literalmente nos devoran, la alegría el sentido y las ganas, todo...
Las mujeres antiguas creían amar a un solo amor, ahora sabemos que la capacidad, la sensibilidad de amar es nuestra...somos como "bellas durmientes", pasa un príncipe y nos libera de nuestras propias inhibiciones devorándonos... muchas veces para ellos, no somos más que un episodio de su vida de historietas y entonces, ese amor que a nosotras nos desgarra, para ellos es uno más...
Después nos miran con esa suficiencia de saber en secreto, "yo estuve con esa mujer", mientras que nosotras con un recatado "Cómo está", nos callamos, ellos nos desgarran y alardean, nosotras callamos.

3:52 p.m.  
Blogger Ciclista del valle said...

Me gusta, me sirve tu versión, Carlatania; no recurres a la truculencia.

9:35 p.m.  

Publicar un comentario

<< Home