viernes, noviembre 16, 2007

De manos dadas

Aquellos muchachos golpeándose ¿te acuerdas? ‘Están peleando leal’ dijiste, o algo así, desde el otro lado de la calle donde ellos estaban, y hasta nosotros llegaba el arrastrarse de zapatos, el bufido interrumpido, el miedo disimulado. Había basura y a unos metros, no supimos distinguir si eran varones o mujeres aquellas personas ofreciendo sexo. Calles cercanas al mercado. Noche. ¿Por qué atravesamos eso sin sentir el aliento negro? seguimos lento, y tuve apenas un poquitito de miedo.

1 Comments:

Blogger Ciclista del valle said...

Este comentario ha sido eliminado por el autor.

7:43 p.m.  

Publicar un comentario

<< Home