martes, junio 20, 2006

los abrazos

Qué difícil es este océano de los abrazos: sin palabras, somos torpes ballenas y frágiles burbujas.

Hirientes e imperturbables (y desleales) esquirlas de vidrio.

Nos arrastra la marea, nos arranca. Nos aleja. En ese cauce, aunque esté yo abatida, juegan risueños mis cabellos con las olas, dejándose llevar, mecidos y abandonados de sí, livianos de adiós. Pareciera que no es doloroso partir.

Pareciera natural partir.

Un destino de voces rotas, como voces que ya no ambiciono escuchar.

Me pregunto ¿por dónde duele el abandono? Mientras busco la respuesta, abandono. A carcajadas mis cabellos, y yo lejana, distraída, me voy yendo. De repente, soy apenas una ausencia.
Disculpa las heridas: (imperturbable) no quiero volver.

2 Comments:

Blogger jorge angel said...

al leer este post no pude evitar recordar este poema:

Caminé todo aquél día
caminé diez largos años,
y aún me encuentro en el camino,
caminando, caminando

(extracto: De camino, Octavio Campero Echazú)

besos

2:30 p.m.  
Blogger carlatania said...

Como duele el abandono, como duele también abandonar...como hace trizas nuestra seguridad, romper con la cotidiana certeza de que, a pesar de todo, tendremos quien nos lleve al destino, incluso extrañaremos quien nos pida cuentas.
Ese aparente indiferencia nunca es total,quisiéramos, tener la colcha nueva, pero poder arrebujarnos todavía en el olor conocido, a veces queremos todo... pero la vida, esa ancianita sabia y ciega que nos lleva por su propio rumbo, sin que nos demos cuenta, nos quita todo y nos quedamos desnudas y tiritando,... repetimos sin mucha convicción, "yo ya no lo quería, y fui quien decidí dejarlo" y lo enfrentamos todo, el que dirán, la soledad para ir a chocarnos contra la pared del rechazo, ...de otro amor...

5:22 p.m.  

Publicar un comentario

<< Home