jueves, junio 08, 2006

Mis hermanos

A mamá le asustaba que hablara sola. Pensaba que éramos varios los que nos reuníamos a conversar.
Mamá siempre tuvo miedo de los extraños.

A mamá le irritaba que me recluyera en el cuarto. Pensaba que era mejor tenerme a la vista.
Mamá siempre tuvo miedo de mi soledad.

A mamá le angustiaba que cuando yo creciera no diera la talla. Pensaba que el futuro es importante.
Mamá siempre tuvo miedo del hambre.

El hambre, los extraños y la soledad: juntos fuimos paridos.

Ahora mis hermanos aguardan, sonrientes, un silencio mío
para me devorar.

1 Comments:

Blogger carlatania said...

Sólo la soledad nos permite reencontrarnos, muchos nunca buscan la quietud para no enfrentarse a los miedos y frustraciones...pero también se niegan el arte de renacer para una misma. Tal vez tus hermanas te consideren la "rara", la "oveja negra", sin embargo sólo las(os) que se atreven a salir de lo común a pisar el césped aunque esté prohibido, a asumir los desafíos y no siempre seguir el modelo de niña que la mamá y la mamá de la mamá atávicamente querían para nosotras, sólo nosotras podremos ser auténticamente creación propia y no barro en manos ajenas.

5:00 p.m.  

Publicar un comentario

<< Home