sábado, agosto 12, 2006

Grumos

Soñé mis pechos, y en la orilla de mis pechos, los pezones eran como de mazapán reseco: pequeños grumos separándose unos de otros, lanzándose irremediables al vacío.

Hinchados, desahuciados los pezones desgranándoseme.

Era una llaga ardiente la piel bajo aquella lenta despedida. Soñé que nada podría detener el resquebrajarse. Aún disgregados, esos preciosos pedazos seguirían siendo míos. Yo misma en lo roto, en el resto al final de la caída.

Intento descifrar esa angustia. La que nutre debe estar adolorida. Debe estarse asfixiando alguna canción dentro de mí.

Retorno una y otra vez a mis pezones heridos, y los quejidos me perturban. Permanezco quieta, esperando la palabra cierta. Aguardo a que en el silencio me roce. Pero no puedo, no puedo entender sus motivos.

Apenas mis pezones aullando. Y el vacío.

1 Comments:

Blogger Ciclista del valle said...

Es más difícil todavía, Claudia. Explorá y contá, contanos, qué cosa es eso que se dice "vacío". Sé valiente.

R.

7:30 p.m.  

Publicar un comentario

<< Home