miércoles, febrero 21, 2007

Miércoles 21

Hoy en la tarde recibí un comentario anónimo en mi bitácora. Por la mañana había recibido otro, quizá más sucio, más pendenciero que este último; no le había dado importancia: tenía tantas pequeñas cosas para resolver. Pero en la tarde, casi al final, me llegó el segundo. Quizá hasta sean de la misma persona. Esa presencia oscura y reprobatoria me retrotrajo al mal olor del primero. De repente fue como si tuviera esos dos escupitajos juntos, coincidentes delante de mí.
Me sentí demasiado vulnerable. Como si este decir, este declarar, me pusiera en manos desconocidas, unas manos de uñas largas y sucias, que todo lo rayan, que todo lo desgarran y corrompen.
Hay un rencor, una especie de despecho en los anónimos. Un hambre de ser querido. Envidia y ansia por ver caído al supuesto oponente, para que desde el suelo vuelque la mirada hacia el rostro oscuro y esté dispuesto a dejarse abrazar.
Desde hace algunas semanas, por este y otros motivos, vengo pensando en silenciar por un tiempo este espacio. No suprimirlo ni desaparecerlo, porque sería como intentar atrapar y tragar, meter dentro, lo que una ya ha dicho. Recoger los días. Desandar los pasos.
Pero sí descansar. Avisar que una estará ausente y olvidarme algunas semanas de Inútil Ardor.
Ignorar el comentario cobarde que no necesito conocer.
Quizá finalmente me decida y pida un ‘comper’ con ustedes.
Siento que me interno descalza al mar. Quizá sea el momento de guardar silencio y volver a la soledad de los apuntes a mano.
No espero comentarios a este texto. No busco solidaridad ni complacencia. Tampoco es una despedida. Pero si me ausento, no se extrañen. Estaré calma: soy bien amada. Cuidan bien de mí.

8 Comments:

Blogger sofianitro said...

claudia,
Te mando un abrazo, que el descanso sea renovador y placentero, pero sobre todo que no se convierta en abandono.

8:58 a.m.  
Blogger sofianitro said...

Claudia,
Que tu descanso sea renovador y placentero, pero sobre todo que no se convierta en abandono.

8:59 a.m.  
Blogger Ciclista del valle said...

Este comentario ha sido eliminado por el autor.

4:34 p.m.  
Anonymous Oscar Gutiérrez said...

Amiga entrañable, cómplice de vinos y de viajes a diversas literaturas:

No nos merecemos la bofetada de tu silencio.

Yo, al menos, preciso de tus palabras. Mucho.

Puky

6:56 p.m.  
Blogger carlatania said...

Las voces de mujeres son acalladas, muchas veces a lo largo del tiempo. Me he identificado contigo porque expresas los sentimientos de muchas, como hijas, como hermanas, como madres, como mariposas volando en un mundo por momentos hostil, por momentos soleado...Si guardas silencio, vale, pero que sea solamente porque vos misma lo necesitás, no por imposición de otros.

9:13 a.m.  
Blogger la mujer habitada said...

Nunca entenderé bien la naturaleza de las almas en deshielo, de uñas largas y sucias, que nos cruzamos sólo para sentir en el aire la suciedad y resaca.

Espero que el comper no dure mucho, que hay muchas ganas de seguir jugando.

Un abrazo.

11:15 a.m.  
Blogger jorge angel said...

si vos te vas, muchas cosas pierden sentido.

besos

4:28 p.m.  
Blogger Valentina said...

Claudiaaaaa!!
..no te vas, che!!

ahora lei tu inutil ardor en el AECI mientras esperaba que empieze la reunion... que habilidad que tienes de tocarme las fibras, casi me ahogo alli delante de todos...

un beso y un abrazo amiga, dale que habemos muchos que te queremos y siempre te leemos, no nos dejes...

...solo si es tu decision, pero no por culpa de un cobarde...

9:24 p.m.  

Publicar un comentario

<< Home