martes, diciembre 13, 2005

El guerrero

Lo había intuido
alguna vez lo soñé:
un guerrero con barba.

Oscura su piel de batallas
y desiertos;
labrado de balas e insomnio
su cuerpo;
porfiados los pies en el polvo de todos
los caminos.

Ha llegado él,
con sus mil mujeres.

Ha querido detenerse
abrevar sus caballos
conmigo.

Cuando sus batallas
lo llamen
cuando él vuelva a su
destino,
pensaré:
"No importa.
Ya me late bajo la lengua
el dulce tremor de un guerrero
-dormido-."

2 Comments:

Blogger Christopher said...

Me encantó la descripción que haces de ti en el blog, genial.

Saludos,

9:14 p.m.  
Blogger claudia peña claros said...

Hola Christopher! gracias por la visita. Estuve este año en Trujillo, y me encantó. La plaza es mágica. Besos
Claudia

10:05 a.m.  

Publicar un comentario

<< Home