miércoles, agosto 13, 2008

Otra

He cambiado. Soy la misma, pero otra a la vez. Salgo del círculo y con él dentro voy buceando otros mares.

Este espacio nació como el íntimo rincón donde una mujer se busca, y ahora esa mujer empieza a decir cosas diferentes. Por eso, para no traicionar el ardor primigenio, prefiero alejarme de él.

Queda abierto, sin embargo, para que buscando entre líneas nos podamos encontrar siempre.

2 Comments:

Blogger braulio musso said...

Me gusta eso de estar buscándose y comenzar a decir y pensar cosas distintas.

4:26 p.m.  
Blogger Torumano said...

Querida Claudia, acaso habría que intentar comprender el hecho desde otro punto de vista: si se siente un ardor, si el cuerpo experimenta estas cuitas, habría que buscar profundamente la llama que lo provoca, tanto por fuera como por dentro (probablemente mucho más en este último, que suele ser la causa verdadera). Entonces, y en ese escenario, habrá dejado de ser inútil, se habrá convertido en una señal.

11:05 a.m.  

Publicar un comentario

<< Home