lunes, enero 09, 2006

Palabras ingenuas

Estará él mirando el mar, que es final y principio de todo, y dejará de pensar en mí.
Estará él absorto, sumergiéndose en mundos perfectos de palabras y besos, y abandonará, descuidado, mi oficina y mi mesa.
Estará él retornando a lugares que cargan otras memorias, de cabellos largos y trenes sedientos, y olvidará el hilo rojo que anudó en mi muñeca.
Estará él en un hotel, bajo alguna ducha, y terminará lavando, diluyendo para siempre el agua mía que persistía en lamer su cuerpo.

Estará él allá afuera.
Yo aquí adentro, apacentando mis olas, diluyendo tormentas.
Mi lengua porfiada anudará letras. Anudarán palabras esas letras.
Y las palabras ingenuas, recién llegadas,
dirán su nombre,
convocarán su ausencia.

2 Comments:

Blogger carlatania said...

..."estará él"...cuando un hombre nos saca del esquema, nosotras las que soñamos un poco más, nos encontramos a nosotros mismas. Su acento distinto, su pertinencia en romper lo establecido, esas miradas inolvidables y la dramaticidad de los momentos...y queremos retener el tiempo.
A ellos, parece que les sucede lo contrario. Le temen a ese sentimiento controvertido, a ese desafío, y lo mismo que hacen después de una noche de vino, sólo les motiva olvidar lo sucedido, sólo les queda la resaca en la piel y el brillo en la mirada. Es que su alma caprichosa y mortal se niega a aceptar el amor que su corazón y su cuerpo le brindan...
En la ancestral división entre mujeres "buenas" y "malas", eligen a la que mejor ejerza el papel de princesa, de tímida...con ese gesto inconfundible de "yo no hice nada", la que se quede llorando en las cenizas. Pero nosotras, las que somos distintas, las que somos "las otras", no nos conformamos con esas lágrimas, queremos el fuego, la verdad, la vida...Estará él evocándonos en cada momento, en cada estertor de su cuerpo, en cada minuto en que alguien le diga "sí", siempre "sí, vos sos el que sabés", sin discutir, pero su mente se cierra, su corazón se agolpa y ahoga la nostalgia en un sorbo de vino con soda. Sin nunca decidir dar el primer paso del retorno.

3:37 p.m.  
Blogger Zuriñe Vázquez said...

Es todo un placer descubrir escritores de otros lugares, especialmente sitios como Bolivia que parece quieren borrar del mapa. Buena oda al desamor nos regalas. Un abrazo y gracias por tu visita.

6:33 p.m.  

Publicar un comentario

<< Home