miércoles, agosto 23, 2006

Distancia

Tiene algo de epopeya su nombre. De ciudad sitiada y,
por su mano, liberada.
Multitudes.
Naciones.
Un guerrero de guerras verdaderas. Ésas que me asustan
y no me dejan dormir.
Estirpe de leyes y sabios.
De viajes interminables
y hazañas
y patrimonios.

Yo, en cambio, nieta de mi abuela
(silenciosa partía Miguelina el pan al borde de la mesa),
añoro apenas ser como el agua

que de a poquito moja,
que suavemente lava,
que callando,
revela.

Y partir, como el río.

Y permanecer, como el mar.

6 Comments:

Blogger Torumano said...

Claudia: impecable, entrañable y precioso!

5:47 p.m.  
Blogger Torumano said...

Claudia: impecable, entrañable y precioso!

5:52 p.m.  
Blogger Marco said...

Caramba que poema hermoso. Lleno de musicalidad y fuerza con muchas cosas entre líneas, lugares por donde el entendimiento transita a ocultas pero con paso firme. Felicidades.

8:50 p.m.  
Anonymous Sebastian said...

Querida Claudia,
En el último post de mi blog te invito a continuar con un meme.
Espero lo sigas :)
Un abrazo.

2:06 a.m.  
Blogger Joup said...

sigo pensando que el poema de la gata es el mejor :D
besos

9:16 p.m.  
Blogger Rafael said...

Está muy bonito. Evocar el nombre y los recuerdos, ayuda a lidiar con la cruel realidad de la distancia.

4:49 p.m.  

Publicar un comentario

<< Home