domingo, agosto 27, 2006

querida

mi mano en su cabeza: no llores querida, pero no paraba de llorar ¿dónde es tu casa? ¿dónde te llevo? pero no paraba de llorar, pijama de franela, inútiles las manos y los pies cuando no existe dónde ir ¿dónde ir? responde muda a mi pregunta, qué tonta, torpe pregunta si no tienes dónde: no hay casa, no hay final (todo es tránsito) este animal cansado (en pijama de franela) sin refugio donde reposar este animal herido las palabras no sanan las palabras no llegan, no llegas, las palabras querida ¿dónde es tu casa? no paraba de llorar: este miedo inmenso (un poco de aire) que todo lo ocupa ¿a dónde ir? no llego corazón corazón miedo (un poco de aire) pero cuando no hay camino ni progenitora ni final (no llores querida) apenas el corazón asustado (solo) y el miedo mi mano en su cabeza, no llego, en mi cabeza el miedo el miedo es el único refugio posible de alcanzar

(estoy con vos, G)

2 Comments:

Blogger Ciclista del valle said...

Ya, de acuerdo, el miedo está ahí, hay motivos para temer. Pero, para un rato de acezar, querida Claudia, tranquilízate, y dinos con más calma: ¿de qué se trata?

R.

7:34 p.m.  
Blogger claudia peña claros said...

Te remito al texto II., que viene antes de Distancia.
Y a Encogerse.
besos
Claudia

3:36 p.m.  

Publicar un comentario

<< Home